¿Pacto o juego de trileros?

principal-en-busca-de-los-trileros-esHay personas que son más listas que otras, aunque cabe decir que, en muchas ocasiones, no siempre coinciden estas con las que más saben. Digo esto porque me parece que el PSOE, mejor dicho el equipo negociador, se ha confundido en ambos conceptos. Bien ha ido de listo y no tiene ni idea, o bien, saben mucho pero son más tontos que Abundio en sus múltiples versiones. Sigue leyendo “¿Pacto o juego de trileros?”

Correlación entre IPC e IFS de Transparencia Internacional

Esta semana, Transparencia Internacional ha publicado su famoso Índice sobre Percepción de la Corrupción 2015. España ha empeorado, 58, respecto a su puntuación en 2014, 60. Si bien es cierto, que ya desde 2009 se venían mostrando puntuaciones alrededor del 60/100, la de este año ha sido la peor.

Visiten este enlace: IPC2015.

Aunque me gustaría destacar una relación que no aparece en este informe, sino el correspondiente al Índice de Fuentes de Soborno del 2011. Es la que recoge la correlación positiva y fuerte entre la percepción de corruptela que existe en un país y la percepción de que empresas de ese país paguen sobornos en el exterior cuando salen a hacer negocios.

Sin título

Gráfico 2: Percepción de corrupción a nivel interno y percepción de soborno por parte de empresas en el extranjero El gráfico compara las puntuaciones del Índice de Fuentes de Soborno 2011 (en una escala de 0 a 10, donde la máxima puntuación de 10 representa la opinión de que las empresas de ese país nunca pagan sobornos en el extranjero, y una puntuación de 0 indica la creencia de que siempre lo hacen) con las puntuaciones del Índice de Percepción de la Corrupción 2010 (en una escala de 0 a 10, donde 0 significa que se percibe al sector público de un país como sumamente corrupto, y 10 significa muy transparente); n=28. (Coeficiente de correlación=0,85, P<0,001). Ver el informe completo en IFS2011

Con ello me gustaría resaltar la relación estrecha entre negocios y podredumbre política en países cuya cultura democrática está por desarrollarse aún. En un estudio de la consultora Ernst&Young se afirmaba que “7 de cada 10 directivos alertan de que sobornos y corrupción son el modus operandi habitual en los negocios en España”, el doble que los resultados manifestados para países de Europa Occidental.

ey-emeia-fraud-survey-2015-grafica

Parece evidente que el momento actual que vivimos, no sé hasta que punto bastante maleable, puede ser, debería serlo, un punto de inflexión en nuestra historia. Existen dos opciones: continuar o cambiar. Einstein, bastante más observador que yo, decía que si buscamos resultados diferentes no debemos repetir siempre el mismo proceder. Los que prefieren el status quo consideran una locura cambios sin red, pero:

frase-locura-es-hacer-la-misma-cosa-una-y-otra-vez-esperando-obtener-diferentes-resultados-albert-einstein-110246

 

 

Genial @Salvadostv. Perdamos el miedo a ejercer la Democracia.


El programa Salvados, que se emite en La Sexta los domingos noche, dio en su emisión de anoche (11 de mayo 2014) un gran paso. De la crítica pasó a la esperanza. El capítulo se tituló “Solos ante el poder”  y en él se ponían cara a casos particulares en los que un ciudadano se había enfrentado a una gran empresa. El programa lo pueden ver en la web de la cadena, pero en esta entrada, me quería centrar en otros aspectos que subyacen en los casos y que pueden pasar inadvertidos.

En el primer caso, Juan José Ramos, afectado por la pobreza energética y Cote Romero, Plataforma para un Nuevo Modelo Energético, hablan sobre la lucha que mantienen con Iberdrola.  Nos encontramos con la situación que unos servicios, antes públicos, esenciales para la vida cotidiana no pueden ser pagados. Ante esta circunstancia cabe preguntarse sobre la idoneidad del suministro privado de estos servicios o de la vuelta a un suministro público del mismo. Siempre se nos dijo que la privatización era necesaria y que repercutiría en un menor precio de la energía y, por tanto, un mejor y mayor suministro. Pero, una vez visto que esto no ha sido así, ¿se debe recuperar el servicio por parte de la administración? ¿Compensan los errores del mercado los programas en RSE de las compañías?  Respecto la primera pregunta, no sé. Respecto a la segunda, no. La compañía ha obtenido un beneficio neto el primer trimestre del 2014 de cerca de 1.000 millones de euros, pero parece no estar dispuesta a compartir el valor generado por su actividad con los más necesitados, a pesar de disponer de programas de acción social y un fundación (consultar aquí).
Pascual Carrión, pastor, llevó a la Justicia el intento de expropiación de sus tierras. Muchas cosas a destacar de este señor, su coherencia, de su saber, de su vivir. Fue absolutamente consciente que si una cosa vale uno, no tienen por qué darle dos, ante lo que se plantó.  Me gustaría poner en valor cómo una persona que vive según unos valores distintos a los del mercado ha podido vencer a los zarpazos tentadores del sistema. Si uno se aparta de las “virtudes” del Capitalismo puede encontrar la felicidad y además, la coherencia con uno mismo. Ha sufrido, pero es feliz.
José Ramón García, alcalde de la Ribera de Arriba(Asturias), luchó lo indecible por lo que se conoce como Justicia Fiscal.  La empresa propietaria de la central térmica sita en el municipio no consideraba paga el IBI por el total de la instalación y sólo lo hacía de parte. En términos monetarios, suponía pagar 1 millón de euros por algo que suponían 5 millones. Las amenazas hacia el alcalde y presiones, con intento de untamiento, no han dado fruto y la compañía debe pagar el impuesto por la totalidad de la instalación. Con el dinero que ha obtenido el Ayuntamiento ha mejorado los servicios sociales de la localidad. En el mundo de la RSE la justicia fiscal no suele mentarse, como la bicha, por si acaso. Pero parece claro que para la acción social de una empresa, mejor que pague los impuestos que correspondan y la administración los destinará allí donde sea necesario.  La RSE nacería después de pagar los impuestos. Aquellos que piensen que los corruptos de la administración se quedarán con los impuestos, que piensen que en el ejemplo, era la compañía la corruptora. Adjunto la web de la estrategia de sostenibilidad del grupo.
Como último caso, el de Itziar González, arquitecta y que fue en las listas de un partido político en Barcelona. Su crimen, intentar regular los alojamientos turísticos de Ciutat Vella.  Destapó muy claramente el funcionamiento mafioso de ciertos “empresarios” (no todos, por supuesto, y malos empresarios por eso las comillas).  Intentos de soborno, amenazas, violación de su hogar, no parecen formas normales de hacer dinero. La necesidad de una administración transparente, íntegra y que defienda los intereses de los ciudadanos se hace más que necesaria, imprescindible. ¿Qué pasará cuando los ciudadanos ejerzamos la democracia? No votemos simplemente, sino que nos impliquemos en los deberes que conlleva la Democracia. El empoderamiento de la población es requisito indispensable para que tanto instituciones públicas como negocios se comporten responsablemente.
No olviden que la RSE debe nacer de la sociedad hacia la empresa, jamás al revés.
En el siguiente enlace pueden ver el programa completo.
@ResponsEcon

Necesidad de cambio



[i]La victoria del paradigma neoliberal es un hecho (Stiglitz, 2008) y tampoco la RSC ha escapado él[ii]. Aunque en unos primeros compases Milton Friedman (The Social Responsibility of Business is to Increase its Profits, 1970) pareció rechazar cualquier responsabilidad más allá que con los accionistas-propietarios, el tiempo ha conseguido superar esta visión.

Si lo afirmado arriba ha sucedido no ha sido causa de una relajación de los preceptos neoliberales, sino de una reformulación de lo que debe ser la RSC centrada en el business case (intrumental, según (Garriga and Melé, 2004)[iii]). Efectivamente, el modelo accionarial clásico ha evolucionado a lo que se puede considerar un modelo condicionado (Rodríguez, 2007). Continuamos maximizando el valor de la empresa, aunque ahora se condiciona a una gestión de los grupos que “nos interesan”. Parafraseando a Eduardo Galeano, he llamado a esta RSE como la del envase, pues importa más lo que se ve que el interior de la misma. Además, si la rascas un poco puedes ver que debajo todo sigue igual[iv]. Esta RSE no cuestiona nada, simplemente, nos presenta los hechos sin demasiado análisis. Quizás por eso, según un dato presentado por Pedro Ortún[v], un 73% de las personas en Europa desconfían de las multinacionales[vi][vii][viii].
Pero, ¿tienen la culpa (sólo) las empresas? Por supuesto que no. La sociedad civil tiene que asumir su rol (artículo en eldiario.es (Cervera, 2014))en cierta forma olvidado, o no identificado. Si el modelo social, o cultural, está cambiando que no sean sólo las empresas quienes decidan la morfología del cambio[ix]. La RSE tiene que ver con la gestión de los impactos de las empresas en la sociedad[x], pues que sea esta última quien decida, también, como prefiere que sean gestionados[xi].
No hay solución sencilla, pero los problemas tampoco lo son. En mi opinión, un primer paso consistiría en la democratización, real, del gobierno de la empresa (Moreno, 2013) (Argandoña, 2007) (Argandoña, 2013) (Rodríguez, 2007). Permitir que los otros interesados en el devenir corporativo opinen, participen o penalicen en las decisiones. Pero, junto a este paso, se debe producir un cambio actitudinal en la sociedad[xii], para así recuperar el discurso, ahora apartado, de la RSE[xiii].
Considero que deberíamos rehuir de la complacencia y exigir una RSE crítica. Cuestionarse cada paso con sinceridad y con un verdadero diálogo, sin prevalencias de poder (Thomson and Bebbington, 2005) (Zakhem, 2008), de tú a tú. Parece como si se tuviesen que resaltar las buenas prácticas y esconder las malas. Pero, no sólo esto. ¿Son las buenas prácticas tan buenas? ¿Las malas son tan malas? ¿Hasta dónde debería llegar el cuestionamiento?
No es sencillo cambiar la costumbre del proceder de los negocios[xiv], pero hay que ser consciente de lo que se pretende y resistir en el empeño. Seguro, de primeras, serán vistos como unos bichos raros, ninguneados y después, incluso, ridiculizados, pero la resistencia debe ser fuerte (sobre tácticas de debate).
No se trata de ser crítico y resistir en el empeño para destruir, debemos plantearnos el construir una sociedad mejor[xv], la que nos merezcamos, sin más. Y esa fuerza deberá nacer desde abajo, porque es en el fondo donde están los disconformes. Los cambios que han venido desde arriba sabemos, sobretodo en España, que tienen un efecto muy limitado.
Cada uno de nosotros, desde nuestro trabajo, podemos empezar a cambiar, es cuestión de voluntad[xvi]. Aunque parezca una utopía, es simplemente un cambio de actitud. Adjunto un texto de un neoliberal, Friedich von Hayek, que en 1949, decía lo siguiente sobre cómo cambiar el paradigma económico de la época:
“Necesitamos líderes intelectuales (…) dispuestos a trabajar por un ideal, aunque sus perspectivas de rápida realización sean escasas. Deben estar dispuestos a aferrarse a los principios y batirse por su completo cumplimiento, aun cuando parezca lejano (…) Quienes se han ocupado exclusivamente de lo que parecía realizable (…), se han encontrado constantemente con que incluso eso devenía políticamente imposible, por la evolución de una opinión pública a la que no habían hecho nada por guiar (…). Si recuperamos la batalla de las ideas (…), la batalla no está perdida.”(Rodríguez, 2007, p.40) (Intellectuals and Socialism, 1949)

Hayek murió en 1992, ¿quién se lo iba a decir?
Transcripción del discurso en Jornada #ActivismoRSC II Edición, 26 de marzo[xvii].
@Paco_Cervera
NOTAS


[i] Justificación del discurso. Con citas y notas al final. Se pretende justificar lo dicho y evitar cualquier suspicacia sobre la autoría del mismo.
[ii] Opinión generalizada desde la izquierda.
[iii] La idea siguiente ya la vengo defendiendo hace tiempo. En mi blog una entrada del 2012: El capitalismo impoluto nos va ganando. Aunque es cierto que el nombre instrumental no es mío, la suelo llamar del status quo).
[iv] Muchas organizaciones de la sociedad civil consideran la RSE como el “Caballo de Troya” del neoliberalismo, léase OMAL, algún partido de izquierda, IU, incluso en el PSOE.
[v] En la propia jornada.
[vi] Mi idea original explicaba cómo se podían relacionar algunas de las 10 medidas de lo que se conoce como Consenso de Washington (Williamson, 2002) (enlace). No hablar de impuestos, cuestionar papel Estado, desregulación.
[vii] No había tiempo puesto que se alargaron las anteriores intervenciones, sobretodo la vicedecana). También quería explicar las características de la RSE actual (unilateralidad, instrumentalización de los grupos de interés, lo que permite prácticas de RSE en el Sur, cuyos públicos objetivos están en el Norte (recomiendo al profesor Hernández, Ramiroy muchos que tienen una visión crítica sobre la RSE y sus consecuencias sobre la ayuda al desarrollo, la Universidad del País Vasco es un referente) (Artículo de Alternativas Económicas, RSC: ¿Responsabilidad o Pantalla?).
[viii] Me creo las críticas puesto que me creo la versión neoliberal de la RSE. Además, considero que el SOCIAL requiere casar los intereses empresariales dentro de los sociales, nunca al revés. Puede leer la entrada de mi blog La RSE es lo que es.
[ix] Más bien supone una cuestión democrática. No tienen las empresas que decidir, solas, cómo va a ser el cambio que se produzca.
[x] COM(2011) 681 final
[xi] La empresa bajo el paradigma neoliberal, la globalización y las TIC adquiere un protagonismo social tal que influye, demasiado, en vida política y social. ¿Debe una institución tan poco democrática dirigir vida política? Parece un proceso imparable, entonces pensemos en democratizar empresa, más que en mercantilizar la vida social.
[xii] Antoni Ballabriga lo comenta en la propia Jornada.
[xiii]Diferentes entradas en mi blog proyectan la idea del secuestro del concepto de RSC por el mundo empresarial del status quo.
[xiv] Ballabriga y González lo afirman en la Jornada, aunque uno, el primero, considera que el vértice superior, mientras que el segundo, habla de las tareas de la base.
[xv]Jáuregui, en la propia Jornada, repite una frase que escuchó el día anterior en un acto al que asistió.
[xvi] Sobre la responsabilidad individual comentó Juan Villamayor en la segunda mesa.
[xvii] Seguramente me dejaré alguna cita bibliográfica, puesto que no lo hice basándome en nada en particular. Más bien han sido lecturas que han ido conformando un todo en mi cabeza.
(Aartsen and Constantijn, 2013; Detomasi, 2008; Jenkins, 2005; Merino and Valor, 2011; Valor, 2005)
BIBLIOGRAFÍA
Aartsen, V., Constantijn, 2013. CSR in Times of Neoliberal Hegemony (SSRN Scholarly Paper No. ID 2271590). Social Science Research Network, Rochester, NY.
Argandoña, A., 2013. ¿Hacia otro modelo de empresa? | Economía, ética y Responsabilidad Social de la Empresa.
Cervera, F., 2014. Neoliberalismo, activismo y Responsabilidad Social Empresarial [WWW Document]. eldiario.es. URL http://www.eldiario.es/zonacritica/Neoliberalismo-activismo-Responsabilidad-Social-Empresarial_6_221587878.html (accessed 4.2.14).
Detomasi, D.A., 2008. The Political Roots of Corporate Social Responsibility. J. Bus. Ethics 82, 807–819. doi:http://dx.doi.org.ezproxy.uned.es/10.1007/s10551-007-9594-y
Garriga, E., Melé, D., 2004. Corporate Social Responsibility Theories: Mapping the Territory. J. Bus. Ethics 53, 51–71.
Intellectuals and Socialism, n.d.
Jenkins, R., 2005. Globalization, Corporate Social Responsibility and poverty. Int. Aff. 81, 525–540. doi:10.1111/j.1468-2346.2005.00467.x
Merino, A., Valor, C., 2011. The potential of Corporate Social Responsibility to eradicate poverty: an ongoing debate. Dev. Pract. 21, 157–167. doi:10.1080/09614524.2011.546005
Moreno, J.Á., 2013. Gobierno de la empresa y democracia: una bandera para la izquierda [WWW Document]. eldiario.es. URL http://www.eldiario.es/zonacritica/Gobierno-empresa-democracia-bandera-izquierda_6_154744536.html (accessed 4.2.14).
Rodríguez, J.M., 2007. Responsabilidad social corporativa y análisis económico: práctica frente a teoría. Ekon. Rev. Vasca Econ. 12–49.
Stiglitz, J.E., 2008. ¿El fin del neoliberalismo? [WWW Document]. Proj. Synd. URL http://www.project-syndicate.org/commentary/the-end-of-neo-liberalism- (accessed 4.7.14).
Thomson, I., Bebbington, J., 2005. Social and environmental reporting in the UK: a pedagogic evaluation. Crit. Perspect. Account. 16, 507–533. doi:10.1016/j.cpa.2003.06.003
Valor, C., 2005. Corporate Social Responsibility and Corporate Citizenship: Towards Corporate Accountability. Bus. Soc. Rev. 110, 191–212. doi:10.1111/j.0045-3609.2005.00011.x
Zakhem, A., 2008. Stakeholder Management Capability: A Discourse-Theoretical Approach. J. Bus. Ethics 79, 395–405. doi:http://dx.doi.org.ezproxy.uned.es/10.1007/s10551-007-9405-5
Williamson, J., 2002:  What Washington Means by Policy Reform by John Williamson, Peterson Institute for International Economics Chapter 2 from Latin American Adjustment: How Much Has Happened?Edited by John Williamson. Published April 1990. November 2002

Privatizaciones. Catastroika, el documental.

Se está viviendo en España un proceso de privatizaciones de bienes que antes eran públicos (de todos) y que pasan a manos de unos pocos. Cabe diferenciar que en este proceso no es que estos bienes o servicios pasen a competir en el libre-mercado, simplemente, pasan a ser propiedad de unos pocos “Buitres” sedientos de más dinero.
Ya en los 90, en este país, se privatizaron grandes empresas públicas como Telefónica e Hidroeléctrica, entre otras. Los argumentos que se dieron por aquella época variaron desde que lo exigía la Comunidad Europea (CEE) o que se pretendía instaurar la competencia en estos sectores, lo que beneficiaría a los consumidores. Ya sabemos, hoy, que los consumidores poco nos hemos beneficiado de aquello.
Finalizando la primera década del siglo XXI nos vemos abocados a una nueva oleada de privatizaciones, pero de servicios que son considerados como básicos en una democracia, la SANIDAD y la EDUCACIÓN. No contentos con esto, se establece el copago en Justicia. Ahora los argumentos son más simples, “NO NOS LO PODEMOS PERMITIR” o “HEMOS VIVIDO POR ENCIMA DE NUESTRAS POSIBILIDADES”. 
Se pretende eliminar aquello que pertenece a todos, al Estado, para que sea adquirido por unas empresas. Nos encontramos con un desmantelamiento de la democracia. Pasamos de un “quien más tiene que más pague” (beneficiados por el sistema pagan más) para que todos disfrutemos de unos servicios públicos de calidad, a un “quien pueda que se lo pague” (sería una especie de darwinismo económico) y quien no, lo siento.

Todo esto que está ocurriendo no pasaría sin la participación interesada de aquellos que son elegidos como representantes del pueblo. Hace falta una legitimación del atraco a “lo público” y ésta proviene del propio sector público (elegido en las urnas). Votamos a aquellos que nos venden lo de que es nuestro, pero también suyo. ¿Por qué? Fácil, se les asegura una remuneración (privada) en aquellas empresas privatizadas, o bien, en otras empresas propiedad de los que se benefician.

Sobre este asunto del desmantelamiento del Estado trata el siguiente documental. Se titula Catastroika y en él que se analizan las privatizaciones de servicios públicos, con especial atención al caso de Grecia. Lo quiero recomendar pues nos muestra un plano más a largo plazo de algo que empezó en los 80 de Reagan y Thatcher. 

Si pinchan en este enlace podrán leer en la web de los autores del documental de dónde procede el concepto que da título al mismo. También podrán hacer algún donativo para la financiación de la obra.

Saludos y espero lo disfruten.

@Paco_Cervera


España será de quien se la compre

Viñeta del Roto. (Fuente: http://dempeusperlasalut.files.wordpress.com)

Estudiando el anteproyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) o leyendo sobre los cauces que está tomando la sanidad en España, parece claro que caminamos hacia una privatización de estos servicios.
No parece extraño, o no debería de serlo, que el partido en el Gobierno y sus homólogos europeos empujen hacia la privatización de ciertos servicios que hasta ahora nos parecían básicamente públicos. Pero la ideología económica predominante es la neo-liberal, que considera el sector privado como más eficiente en la provisión de recursos.
Ante esta circunstancia (privatización) cabría preguntarse si todo es susceptible de ser negocio. Estamos hablando de servicios que afectan a la base democrática de una sociedad. Por ejemplo, necesitamos gente sana que sea capaz de preocuparse de asuntos, que para algunos deben ser triviales, como la felicidad, como el trabajar, disfrutar, cuidar a los niños, otra vez trabajar, pagar su hipoteca, es decir, algo que no sea caer enfermo y tener que preocuparse en si podrán pagar las facturas del médico. Pensemos en el grado de preocupación que una persona puede alcanzar si un hijo cae enfermo, y no puede ni faltar al trabajo, ni lo puede pagar. ¿Alguien cree que esta persona puede (quiere) adquirir las obligaciones que una democracia real conlleva? Puede ser me respondan que ahora tampoco lo hace, aunque esté mal, es su decisión. Son cosas diferentes no querer participar del juego democrático (es democracia) a no poder participar en el juego.
En cuanto a la educación, incluso me puede parecer peor. Si una empresa educa a un hijo, ¿en qué principios lo hará? ¿Es posible que en ese colegio se enseñe que el capitalismo es malo? ¿Es posible que en ese colegio se pongan en duda las bases del actual sistema? ¿Una empresa enseñará que otras empresas actúan de forma irresponsable cuando contaminan, no pagan impuestos, o explotan a sus trabajadores? ¿Dónde quedará la educación crítica? ¿Tendremos gente con una educación de calidad y otra con educación de distribución masiva?

Dos asuntos que no son baladíes. Estamos hablando de salud, educación y democracia, algo de lo que no se puede prescindir. Menos en el caso que se vendan para que unos (pocos) para que hagan negocio. Es posible que esta sea la dinámica sistémica, economía se come a democracia, pero no estoy convencido de que la gente sea esto lo que desee. Y si es la gente la que no lo desea es suficiente para convenir que el sistema va en contra de la gente y que se debe trabajar para cambiarlo. Aunque si consiguen privatizar la educación conseguirán adaptar las personas al sistema.

El Capitalismo Impoluto nos va ganando

Algo se mueve en esta sociedad. Pero, ¿se está moviendo lo suficiente como para modificar el statu quo?¿ o simplemente es ruido?
Si nos basamos en el Modelo de Tres Pasos sobre Cambio Planificado de Kurt Lewin podemos adentrarnos en la respuesta a las anteriores preguntas. 
El modelo es muy sencillo y nos explica las etapas que se siguen para determinar un cambio en un grupo, generalmente se utiliza para cambios en organizaciones empresariales. 

Imagen obtenida del Blog http://systemic-change.blogspot.com.es/p/systemic-change-model.html
Como se aprecia en la figura anterior, los tres pasos propuestos por Lewin son los de descongelar, movimiento y re-congelar. Para entender la filosofía que hay detrás de estos conceptos adjunto la siguiente figura,

Imagen obtenida del Blog http://www.mindtools.com/pages/article/newPPM_94.htm
La cuestión está en identificar qué puede provocar el deshielo. Se deben señalar dos puntos importantes. El punto de partida determina la fortaleza o debilidad del sistema. Depende de cuánto están interiorizados los fundamentos del sistema a cambiar, cuánto más, más complicado será modificar el statu quo. Nosotros venimos de un sistema que ha servido durante 35 años y no parece haber solucionado algunos de los problemas que se llevan arrastrando. En este punto se debe considerar el hecho de quién promueve el cambio. Lewin ya señalaba qué para que un movimiento hacia el cambio fuera eficaz se debería atacar a ideas, grupos o normas (no a personas), y añado desde grupos organizados que puedan canalizar la voluntad social. Es por ello de la necesidad de grupos organizados como sindicatos, partidos políticos, organizaciones culturales y de vecinos, entre otras. El segundo asunto importante es el engaging (lo traduciré como seducción) que vendría a decirnos hasta qué punto las organizaciones que han empezado la “descongelación” son capaces de atraer a otras, con motivaciones similares, hacia el mismo objetivo.

El próximo 14 de Noviembre hay una huelga general convocada en diferentes países, puede parecer que es la “izquierda” (podría utilizar otras acepciones como 99%, pero soy clásico, aunque no debe confundirse con ideología política) la que está intentando cambiar el sistema, y es posible que lo esté intentando. Pero, es la izquierda la que se está enfrentando a los cambios que desde la “derecha” (se utiliza como contraposición a izquierda, me refiero al 1% que domina el mundo) se están promoviendo. Estamos cambiando, no hacia una derrota de un sistema injusto como el actual, más bien nos están llevando a un capitalismo aún más salvaje. 

¿Cómo es posible? Para la “derecha” le resulta más fácil cambiar el sistema pues el punto de partida le es favorable. Es más fácil una evolución del capitalismo a otro más “impoluto”, que cambiar de sistema a otro todavía no definido. Respecto al engaging, los partidarios del capitalismo impoluto tienen el poder de actuar conjuntamente y sin fisuras, son menos lo que facilita la unión. Además, son dueños de empresas que nos amenazan con el paro y la exclusión social. Poseen medios de comunicación que nos bombardean con lo inevitable del camino a recorrer. Tenemos Gobiernos que justifican su alineación con el cambio de sistema, aduciendo a la bondad futura de sus medidas. Si miramos hacia la parte opuesta vemos una infinidad de grupúsculos luchando por separado, echándose la culpa unos a otros, otros diciendo que otros no les representan, en definitiva, ruido. 

En relación a las preguntas del principio quedan contestadas claramente con un 99% de ruido y un 1% de cambio efectivo. Transformemos el ruido en movimiento y empecemos el próximo 14N, dejémonos de frases ocurrentes y luchas que no llevan a ningún sitio. Y como dice la sabiduría popular “el movimiento se demuestra andando”.



Nota: La utilización de izquierda y derecha en el texto no hace referencia a ideologías políticas. Dentro del concepto derechas puedo incluir a personas y organizaciones que luchan por el mantenimiento o endurecimiento del sistema pues salen beneficiados del mismo, o creen que pueden serlo. En la acepción izquierda se agrupan aquellos que consideran el sistema como injusto y creen en una mayor justicia social, medioambiental y económica. Si alguien considera otra forma de llamar a los grupos, por favor, plantearlo es sencillo y se puede modificar.

GRACIAS



@Paco_Cervera





Quejarse es más cómodo pero no sirve. Participa.

Siento que me repito como el ajo, pero me gustaría volver a remarcar la importancia de la responsabilidad de la sociedad en aquello que nos está pasando. Quejarse está bien, pero no es efectivo. Es más importante participar en el cambio de aquello que no te gusta, que dejar que otros lo cambien, si lo cambian, por ti.
A continuación adjunto la (corta) conversación que la anterior noche mantuve con una persona que se supone estaba en las protestas en Madrid. He preferido mantener en el anonimato la otra parte.


Como se observa, esto es lo que yo llamo una POSICIÓN PASIVA. “Cuando encuentre a alguno que merezca mi voto lo haré…”. No le gustan los partidos que existen, seguramente opinará que los sindicatos son unos “vendidos al poder”, que “lo llaman democracia y no lo es” y toda esta serie de consignas que desde el Movimiento del 15M se lanzan.
Paso a analizar estas consignas que se lanzan, pues son en mi opinión un error de enfoque de este movimiento y a la vez, un verdadero peligro.
Empiezo con lo de “lo llaman democracia y no lo es”. ¿Qué se entiende por Democracia?
democracia.
(Del gr. δημοκρατία).
1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.
2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados
Creo que el pueblo en España participa lo que quiere en el Gobierno de sus tres niveles (Estado, Autonomía y Municipal). Cada cierto tiempo se da la oportunidad de que manifiestes tu opinión mediante el sufragio universal. La participación cada vez es menor. Algunos pensarán que los partidos existentes no les representan, bien que no les gusta la Ley Electoral, o que no aceptan los resultados. Sobre lo último, nada, aceptar los resultados es democracia.
¿Es posible cambiar la Ley Electoral? Por supuesto, la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General puede ser modificada como cualquier otra. Claro que para eso, la iniciativa debe ser aprobada en el Congreso. Pero como los partidos políticos “no nos representan”.
¿Nos pueden representar los partidos? Por supuesto, crea uno nuevo y muévete para compartir las ideas. Otra opción, afíliate a uno y desde las bases intenta hacer llegar tus propuestas a la cúpula. Al menos, en el que yo milito se puede hacer. Pero claro, dirán, a cambio de dinero, y no se tiene. Podría hacer una crítica sencilla sobre posibles destinos del dinero de uno, pero no. Existen asociaciones de vecinos, culturales, sociales, deportivas, ONG’s, religiosas que necesitan de colaboración y en algunas de ellas no se pide dinero, sólo voluntad de ayudar. Estas asociaciones son escuchadas en la elaboración de programas de los partidos políticos, ahí puedes.
Los sindicatos, “esos vendidos”. La misma reflexión que he hecho en los partidos políticos me sirve. Pero una cosa, cuanto más débiles sean las organizaciones sindicales menos derechos tendrán los trabajadores. Que no queréis que les den subvenciones, y ¿cómo se sufragan sus actividades?
No te habré convencido, pero quizás porque lo más fácil y cómodo es quejarse. Lo difícil es construir una democracia que te represente, primero porque tus ideas, quizás, no son las mayoritarias. Segundo, requiere de una RESPONSABILIDAD SOCIAL (de la sociedad) que necesita voluntad y esfuerzo de la ciudadanía. ¿Estás dispuesto?
Las reglas del juego son las que son, y siempre prefiero un mal político, que se puede cambiar, que un buen militar en el poder. No lo dudes, gente que lo ha vivido me lo dicen y aseguran. Les creo.
El Movimiento 15M, tuvo dos oportunidades de demostrar fuerza, elecciones autonómicas-municipales y en las nacionales. Simplemente, canalizando su fuerza moral en un partido se hubiera producido un cambio. En cambio, se prefirió sólo quejarse. El siguiente paso es participar y compartir ideas que sirvan para una mejor democracia.
Que no se olvide que la Democracia te da derecho a quejarte, pero obliga a la participación ACTIVA para que sea de calidad.

CURIOSA INTRANQUILIDAD

Después de los resultados de las elecciones griegas de ayer, parece ser que ha sido Alemania quien ha ganado las mismas. Para consultar los resultados podéis visitar el siguiente enlace:
Después de ciertas presiones desde la Unión Europea (jamás lo había visto), como se explicaba en El País del 17 de Junio, ganó el partido de centro-derecha Nueva Democracia. Europa (quienes la gobiernan) lo celebra, parece que gana el euro. Pero esta victoria aparente, pone de manifiesto el verdadero problema al que nos enfrentamos los diferentes pueblos de Europa.
No llego a comprender como de las instituciones europeas se pida, encubiertamente, el voto para determinados partidos porque si no era así, malos tiempos se cernían sobre el pueblo griego. ¿Peores que lo de ahora?
Las presiones a las que están siendo sometidos los griegos han hecho que un partido NAZI surja de entre la cantidad de diferentes ideologías que existen en su Parlamento. Lo curioso, es que algo que ya sucedió en la Alemania de después de la IGM, se repita ahora en Grecia, provocado por Alemania. No es de mi interés intentar entender, menos justificar, a esta ideología, pero es curioso.
Otro aspecto, a analizar, es el hecho que el partido que ha ganado, Nueva Democracia, fue quien maquilló, falseó, las cuentas públicas que originaron esta crisis. Europa celebra que gane el partido que les engañó, ¿curioso?
Además, después de las elecciones de octubre de 2009 (Datos y explicación de 2009) los socialistas del PASOK entran en el Gobierno. Hacen públicas una serie de medidas a tomar para recibir los fondos para “sanear” la economía. Los de Nueva Democracia se mostraron críticos con ellas. Lo extraño es que en el 2012, Nueva Democracia gana las elecciones, y se muestra a favor de las medidas que no quisieron apoyar, solicitando además, la colaboración de las restantes fuerzas políticas. Curioso, ¿no?
Se ha generalizado en los países mediterráneos un cierto clamor en contra de Alemania, en particular, contra las líneas en política económica que desde allí emanan. Los alemanes quieren cobrar, y para ello, no dudan en exigir hasta límites insoportables.
Me gustaría felicitarme por la victoria de Nueva Democracia, porque se supone que ello va a relajar las presiones sobre la economía española. Pero varias cosas me producen mucha intranquilidad:
– Me parecen sorprendentes las similitudes políticas entre Grecia y España.
– Me preocupa el surgimiento de partidos de extrema derecha como Nuevo Amanecer, o España2000.
– No puedo creer en un sistema económico que me exige asumir las pérdidas que pueda tener un individuo, y que en cambio, permite que un país intervenga en el gobierno de otro para recuperar las pérdidas que sus empresas han tenido, sin tener en cuenta el sufrimiento social que genera.
– Me preocupa la sociedad, que ante esta situación, se ha estado comportando con mucha resignación, pero que ya empieza a justificar actos violentos, que se saben como empiezan pero nunca como acaban.
Por todo, y porque la prima de riesgo en este momento (18-junio-2012, 11.15 am) está a 569 puntos básicos, y lo que es peor el bono a 10 años a más de un 7%, no estoy tranquilo. Insostenible de verdad. Si se han tomado medidas para contentar a los mercados, sin tener en cuenta el coste social, si nos hacen un préstamo de 100.000.000.000€ para sanear el sistema financiero, si gana en Grecia el partido de los mercados, y nada de ello contenta a los mercados, será que no sabemos que hacer, y pretendemos entender una COSA, que no se puede entender.
Me planteo una cuestión que me intranquiliza todavía más que lo anterior: SI TODO LO QUE SE ESTÁ HACIENDO ES PARA NUESTRO BIEN, ¿POR QUÉ SE JUSTIFICA CON MENTIRAS? CURIOSO, ¿NO?