Correlación entre IPC e IFS de Transparencia Internacional

Esta semana, Transparencia Internacional ha publicado su famoso Índice sobre Percepción de la Corrupción 2015. España ha empeorado, 58, respecto a su puntuación en 2014, 60. Si bien es cierto, que ya desde 2009 se venían mostrando puntuaciones alrededor del 60/100, la de este año ha sido la peor.

Visiten este enlace: IPC2015.

Aunque me gustaría destacar una relación que no aparece en este informe, sino el correspondiente al Índice de Fuentes de Soborno del 2011. Es la que recoge la correlación positiva y fuerte entre la percepción de corruptela que existe en un país y la percepción de que empresas de ese país paguen sobornos en el exterior cuando salen a hacer negocios.

Sin título

Gráfico 2: Percepción de corrupción a nivel interno y percepción de soborno por parte de empresas en el extranjero El gráfico compara las puntuaciones del Índice de Fuentes de Soborno 2011 (en una escala de 0 a 10, donde la máxima puntuación de 10 representa la opinión de que las empresas de ese país nunca pagan sobornos en el extranjero, y una puntuación de 0 indica la creencia de que siempre lo hacen) con las puntuaciones del Índice de Percepción de la Corrupción 2010 (en una escala de 0 a 10, donde 0 significa que se percibe al sector público de un país como sumamente corrupto, y 10 significa muy transparente); n=28. (Coeficiente de correlación=0,85, P<0,001). Ver el informe completo en IFS2011

Con ello me gustaría resaltar la relación estrecha entre negocios y podredumbre política en países cuya cultura democrática está por desarrollarse aún. En un estudio de la consultora Ernst&Young se afirmaba que “7 de cada 10 directivos alertan de que sobornos y corrupción son el modus operandi habitual en los negocios en España”, el doble que los resultados manifestados para países de Europa Occidental.

ey-emeia-fraud-survey-2015-grafica

Parece evidente que el momento actual que vivimos, no sé hasta que punto bastante maleable, puede ser, debería serlo, un punto de inflexión en nuestra historia. Existen dos opciones: continuar o cambiar. Einstein, bastante más observador que yo, decía que si buscamos resultados diferentes no debemos repetir siempre el mismo proceder. Los que prefieren el status quo consideran una locura cambios sin red, pero:

frase-locura-es-hacer-la-misma-cosa-una-y-otra-vez-esperando-obtener-diferentes-resultados-albert-einstein-110246

 

 

Anuncios

El Principio 10 del Pacto Mundial.

Existen en el mundo empresarial una gran cantidad de iniciativas gubernamentales, empresariales o multi-stakeholder a las que las empresas se pueden adherir. Con ello se muestra una voluntad de la propia entidad con el cumplimiento de los principios o compromisos de la iniciativa. Las temáticas son variadas pues abarcan desde iniciativas sectoriales a otras más generales.
De las últimas forman parte los Principios del Pacto Mundial que están elaborados a partir de Declaraciones y Convenciones Universales englobados en 4 grandes grupos:
a. Derechos Humanos. Principios 1 y 2.
b. Normas Laborales. Principios 3, 4, 5 y 6.
c. Medio Ambiente. Principios 7, 8 y 9.
d. Anti-corrupción. Principio 10.

Fijémonos que al ser declaraciones y convenciones universales recogen un mínimo a cumplir. Su idea principal es obtener un compromiso de cumplimiento de las grandes corporaciones cuando actúan en lugares donde la legislación, referente a estos 4 temas, es bastante laxa o fácilmente evitable.

El último principio incorporado en esta serie fue el relacionado con la corrupción. Este principio recoge el siguiente compromiso:

“Las empresas deben trabajar contra la corrupción en todas sus formas, incluidas extorsión y soborno”.

Con él se pretende evitar la competencia desleal entre empresas. Aunque también (y más importante) que mediante sobornos y chantajes se perjudique a la comunidad local por concursos, adjudicaciones y/o legislaciones sesgadas a los intereses de las corporaciones. Desde la Organización de Naciones Unidas se han implementado herramientas para la buena aplicación del principio, junto otras convenciones que en materia de anti-corrupción se han desarrollado. Una página muy didáctica para la interpretación del principio 10 es The Fight against Corruption.

Cuando estudié estos principios siempre se me comentó que lo que  se pretendía era que “las grandes compañías se comportaran en los países emergentes o en vía de desarrollo como en sus países de origen”. Se presupone, pues, que es en los países más pobres donde es más fácil corromper, o la legislación es mucho más laxa (gran error).

Estos días se están investigando unas donaciones ilegales que desde grandes empresas, o personas relacionadas con su gestión, se han hecho a un partido político (que se sepa). Además de ir en contra de la ley, se han cometido en un país que se pretende desarrollado (permítanme mis reservas) y en contra del Principio 10, arriba redactado y que se presume cumplir por estas empresas.
Según la noticia aparecida en el medio digital Diario.es del 31.01.13, “Los empresarios de Génova” empresarios relacionados con grandes empresas, algunas pertenecientes al IBEX35, habrían entregado diferentes sumas de dinero, no declarado, a un partido político. Es difícil demostrar, en estos casos, la relación entre estos pagos y tratos de favor por parte del Gobierno. Pero, estas cantidades escondidas en una presunta contabilidad no declarada, así como otros casos de corrupción, el Caso Gürtel, ciernen un halo de sospecha importante.

Las empresas que se adhieren a estos principios suelen hacerlo mediante una declaración de compromiso firmada por el Presidente o Consejero Delegado. La intención es que, al nacer la voluntad del vértice superior jerárquico, se le otorgue importancia al compromiso, no sea tanto considerado como una política particular, sino que más bien, se integre en el business core de la empresa.

Pero, ¿qué pasa si la persona firmante de la declaración, hace a título personal, “donaciones” no muy claras a partidos políticos? ¿Existe alguna norma, regla o compromiso que penalice estas actuaciones? ¿Se castiga a las empresas a no participar en concursos públicos? ¿Es consciente la sociedad de la importancia de vigilar comportamientos corruptos pues nos perjudican en muchos aspectos? ¿Hace la Global Compact públicas las empresas que han actuado en contra del compromiso firmado? (SON DUDAS QUE INTENTARÉ RESOLVERME)

Me preocupa bastante el hecho que las empresas que participan en estas feas actuaciones no hayan entendido bien lo que han firmado, o, aquello a lo que se han comprometido. No sé, en mi opinión, parece claro. No respetar unos valores básicos como son el respeto a los derechos humanos, a tus trabajadores, al medio ambiente y la sociedad, demuestran el tipo de persona que no cumple los principios.

Pero no me gustaría acabar esta larga entrada sin decir también que en la corrupción están los que corrompen y los corrompidos. Los últimos si representan al Gobierno de un país, a sus gentes, cometen un delito por cada uno de los habitantes a los que representa.

Si las instituciones que conforman una sociedad no están limpias de sospecha pierden legitimidad y con ello, la democracia su fuerza.

@Paco_Cervera

Nota: No he querido mencionar el nombre ni de personas, ni empresas implicadas, las pueden leer en la noticia enlazada. De las que en ella aparecen casi todas son socias de la Global Compact y por tanto adheridas al Pacto Mundial.

Cambiemos de cesto


La actualidad política en España pone de manifiesto un hecho, que antes se sospechaba, pero que ahora se confirma. No es lo mismo que unas personas sean corruptas que un sistema. El primer caso se puede solucionar apartando a esas manzanas podridas del cesto. Pero, el segundo caso se enmascara en una forma de funcionar que puede parecer normal, lógica e, incluso, a veces, necesaria. La solución en el último caso no es tan fácil. Las personas que no forman parte de este sistema pasan a ser unas manzanas sanas en un cesto de manzanas podridas. Apartamos a las sanas o cambiamos de cesto.


Pues eso, saltemos a otro cesto. Nos dirán que es imposible, que estamos loc@s, pero confiemos en nosotr@s, entre nosotr@s.
El impulso para el salto sólo se puede adquirir mediante el activismo y la acción. El nuevo cesto se nos acercará, sería fácil, no tendría valor.

ACTIVISMO, la apatía no nos llevará hacia ningún lado. Nos tenemos que implicar en el salto.

activismo.
1. m. Estimación primordial de la acción.
2. m. Dedicación intensa a una determinada línea de acción en la vida pública.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados
ACCIÓN, no es momento de quedarse quieto comprobando hacia donde sopla el viento. Cojamos impulso y saltemos. Hagamos.
acción.
(Del lat. actĭo, -ōnis).
1. f. Ejercicio de la posibilidad de hacer.
2. f. Resultado de hacer.
3. f. Efecto que causa un agente sobre algo. La acción de la erosión sobre las piedras
4. f. En el orador, el cantante y el actor, conjunto de actitudes, movimientos y gestos que acompañan la elocución o el canto.
5. f. En las obras narrativas, dramáticas y cinematográficas, sucesión de acontecimientos y peripecias que constituyen su argumento.
6. f. combate ( acción bélica o pelea).
7. f. Der. En sentido procesal, derecho a acudir a un juez o tribunal recabando de él la tutela de un derecho o de un interés.
8. f. Der. Facultad derivada de un derecho subjetivo para hacer valer en juicio el contenido de aquel. Acción reivindicatoria, de nulidad
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Como comentaba Eduardo Galeano en una entrevista “la utopía nos servirá para caminar”. Quizás nunca la alcancemos, pero nos permitirá mantenernos vivos, buscando la Isla de Ítaca.

Adjunto dos videos (la entrevista a Galeano y la Canción de Ítaca de Lluís Llach) con un mensaje muy parecido, que nos invitan a caminar hacia adelante, hacia nuestr@s sueños, nuestra Utopía, nuestra Isla de Ítaca.

Espero les gusten.

¿Para qué sirve la Utopía? Eduardo Galeano. Entrevista en Singulars (Canal 33 – TV3)
Lluís Llach “Ítaca” Subtitulada en español.


Todo se ve más fácil ahora, ¿verdad?


@Paco_Cervera

La lista pública de defraudadores. Algunos apuntes.

Ayer, 13 de diciembre del 2012, a 8 días de que se acabe el mundo, el Ministro de Hacienda del Gobierno español anuncia en la Cámara Alta que se está estudiando el publicar la lista de aquellas personas o organizaciones que “defraudadoras o morosas” con respecto a sus obligaciones con Hacienda.
Viñeta sobre Amnistía Fiscal. (Fuente: http://kaosenlared.net)
Como medida me parece bien, aunque puede tener algunas debilidades que deberían tenerse en cuenta. 

– Los conceptos de “moroso” y “defraudador” no parecen significar lo mismo. Un moroso sería aquel que debe dinero, pero su voluntad es pagarlo, pero por determinados motivos no lo ha podido hacer.Por el contrario, un defraudador no paga porque intenta esconderse de su obligación. 

– Se debe modificar la Ley, por lo que el anuncio en sí debería haber sido acompañado con ese más. Me refiero no sólo decir que se va a publicar una lista, sino que se debería haber explicado qué leyes se modificarían para que se pudiese hacer. También, ese acompañamiento debería ir en el sentido de un endurecimiento de penas. Por ahora pocas condenas tributarias se zanjan con cárcel, y la mayoría se saldan con multas.

– Además, la visión que de los defraudadores puede tenerse en países anglosajones no coincide en demasía con la visión española. En ciertos momentos han sido considerados como algo normal. Puede ser, que en estos momentos, se les tenga menos cariño, pero: “¿Quién no defrauda?”

– Existe un peligro, y es el uso, partidista, que de esta lista y sus “afortunados” pueda hacerse. Hace unas semanas, el propio Ministro pedía por carta a los inspectores que hicieran alguna actuación “mediática”. Si se tienen señalados a los “famosos” que defraudan, pues a por ellos. ¡No hacerlo es delito!

– Una duda, más que una debilidad, sería el momento de anunciarlo. Justo después de una amnistía fiscal (polémica) a grandes defraudadores que no ha resultado lo esperado por el Gobierno.

Estas dudas sobre la medida anunciada no significan que no se esté de acuerdo con ella. Particularmente, la considero una buena idea, siempre y cuando se tengan en cuenta los aspectos anteriores y se solucionen. Pero a pesar de ello tampoco puede ser la solución al fraude existente (se estima que alrededor del 23% del PIB español es el valor de la economía sumergida). A esta medida le añadiría un par más para reforzar sus efectos:

– Aumentar el número de inspectores y su dotación económica presupuestaria. Si que depende del propio Gobierno.

– Eliminar los paraísos fiscales, donde grandes riquezas pueden esconder su capital, a veces, de forma legal. Y, éste, es quizás mi deseo para año nuevo.

Mientras no se vea el fraude fiscal (grande y pequeño) como un robo, no entendamos que el ahorro fiscal de algunos es el gasto fiscal de otros, y todo se apoye con una legislación moderna, tenderemos, sin remedio, a un menor tamaño del Estado entendido como un colchón de los menos favorecidos. Al tiempo.

@Paco_Cervera

CORRUPCIÓN E INSTITUCIONES PÚBLICAS

Miércoles, 20 de julio de 2011, sobre las 10 de la mañana, empiezo a consultar mi cuenta de Twitter, y empiezan a aparecer informaciones sobre si el President de la Generalitat Valenciana (Gobierno de una región situada al este del Estado Español) que tenía previsto declararse culpable de haber recibido una serie de trajes, chaquetas y otros regalos de una trama corrupta. Al final, por la tarde, tras una rueda de prensa presenta su dimisión. Esta historia la cuento, sin entrar en detalles, para que entiendan de dónde viene la idea de publicar esta entrada.
Aquellos que han leído la entrada en este blog titulada Ayuntamientos Responsables, ya sabrán mi opinión sobre si es necesario introducir criterios de gestión RSE en las instituciones públicas. En mi opinión, claramente sí.
La Gobernanza de una entidad pública tiene mucho en común con la de una empresa. Unas personas (socios) eligen a otras (administración) para que, en representación de ellos, tomen decisiones que beneficien a la sociedad (ídem).
Ante esta similitud, sería de aplicación a un organismo público uno de los 10 principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, el 10, que habla sobre esto:
Principio 10: “Los negocios deberán actuar en contra de la corrupción en todas sus formas, incluyendo la extorsión y el soborno.” (más información sobre este principio)
Nos dice el principio, que las empresas, que se adhieran a éste Pacto, lucharán activamente para que no se den casos de corrupción, en ninguna de sus vertientes. Por ejemplo, ninguna empresa pagará a ningún político de ningún país, para poder conseguir bajo exclusividad una determinada materia prima. Ni tampoco, ningún directivo/s recibirá regalos para favorecer contratos con determinadas empresas o con determinados países. ¿Parece lógico?
Algunos de ustedes pueden decir que continúa pasando. Cierto, pero hay que luchar contra ello. Hay que hacerlo tanto desde el ámbito social, como desde la empresa.
Desde el mundo empresarial hay que denunciar estos comportamientos, no hay que entenderlos, ni aceptarlos como algo necesario para trabajar.
Cuando escribo, ámbito social, me refiero (si estas sociedades no coinciden) tanto a la sociedad de dónde se produce el soborno, echando a los políticos corruptos, como desde la sociedad de donde proviene la empresa del soborno, castigando dejando de consumir sus productos, además de medidas legales. Las personas debemos entender que estos  sobrecostes los acabamos pagando.
Un error frecuente, consiste en considerar que las empresas vienen de países ricos y quienes reciben la corrupción son los países en vía de desarrollo. El caso de la introducción ha ocurrido en una región considerada medianamente rica de un país desarrollado.
¿Cren loss organismos públicos gestionados atendiendo a criterios responsables, cumplen el Principio 10? ¿Piensan que si las sociedades y empresas sancionaran estos comportamientos, éstos continuarían pasando?
Espero les sirvan las preguntas para reflexionar, y que casos como el de mi President no se repitan.