¿Quién dicta la agenda en #RSC?

Todos conocemos, al menos virtualmente, a directivos que tienen poder en RSC en grandes compañías. Los mismos que suelen participar en seminarios, conferencias, reciben premios. Estas mismas personas que cuando su compañía hace algo muy irresponsable desaparecen, muy convenientemente, durante cierto tiempo.

¿Habéis pensado cuál puede ser su papel?

Podemos pensar que si se dan comportamientos corporativos irresponsables (obviando desastres y /o accidentes) es porque no mueven demasiados hilos en las decisiones de sus compañías. Entiendo su difícil situación entonces, bastante frustrante, la verdad.
Claro está, siempre que, realmente, su actividad, y la excusa de su sueldo, sea su trabajo en relación con la aplicación de RSC en su compañía. Cabe la posibilidad (SUPUESTAMENTE) que su continua presencia en cursos, seminarios, conferencias, redes sociales, tenga como finalidad DICTAR LA AGENDA DE ASUNTOS DE LOS QUE SE DEBE HABLAR en RSC.  ¿No os extrañan algunos premios en sostenibilidad o RSC que se entregan?
La diferencia radicaría en el hecho que no es lo mismo exigir a sus jefes que sean responsables en sus decisiones que decirnos a los demás lo que es ser responsable. En el segundo caso eligen que consideran responsabilidad, más sencillo, ¿verdad?
@ResponsEcon

Nota: Aclarar que simplemente es una reflexión, nunca una acusación. No osaría. Por lo que nadie debe sentirse identificado con la crítica (al menos que le pique por algún motivo)

Anuncios

La Banca siempre gana

José Ignacio Goirigolzarri. / EFE
Lo que nos pasa es el “no va más”. Hago mal mi trabajo, pido ayuda y despido a mis subordinados, que ya pagaréis con vuestras cotizaciones a la Seguridad Social. ¿No os parece una locura? A mi, particularmente, sí. 

Adjunto una noticia del país en la que se nos explica las medidas que se van a tomar en Bankia para “salvar” el banco (Noticia de El País). La propuesta es despedir a 5.000 trabajadores y que los que se queden reduzcan sus sueldos alrededor de un 40%.

Me sitúo: 
– Bankia pide dinero público (veinte mil millones de euros).
– Este dinero pasa a deuda pública. que aumenta el déficit.
– Como aumenta el déficit, se nos exigen recortes sociales (sanidad, educación, tasas judiciales, aumentos de impuestos).
– Bankia recibe el dinero y anuncia su política para “salvar” la compañía, que se mantiene en manos privadas, reducción salarial y despido de trabajadores.

Es decir, quien toma las decisiones en la empresa y por tanto, es el responsable del devenir de la compañía (y cobran unos bonus, pluses) no sufre las consecuencias de sus actos. Por contra, trasladan las consecuencias a sus trabajadores y a la propia sociedad (otra vez). ¿No os parece que desde la sociedad se está pagando varias veces por las actuaciones irresponsables de otros?

Son estas cosas las que hemos permitido por encima de nuestras posibilidades. No se puede “jugar” a ser un gran dirigente y ganar dinero como tal, y que las consecuencias las paguen los trabajadores. 

Pensemos, si un grupo de jóvenes, o no tan jóvenes, destruyen por valor del desfalco de Bankia. Estarían en prisión, SEGURO. Si fueran vascos, serían acusados de terrorismo. Diríamos: “Que aprendan a asumir las consecuencias de sus actos”. ¿Por qué no medimos todo igual?

Por todo lo que acabo de escribir, y puesto que parte del dinero (600€)los voy a pagar, solicito a quien corresponda que dedique mi parte del rescate a mantener puestos de trabajo y a no bajarse los sueldos de los que se queden.

@Paco_Cervera