¿FELIZ 2012?

Empieza 2012, con los recurrentes aumentos en los precios de ciertos artículos, léase transporte público o gas. Pero este año no va a ser igual. Este año duelen más. Sobretodo porque no vienen solos.
Antes de acabar el 2011, el nuevo Gobierno ha aprobado un paquete de medidas cuya finalidad es la de ajustar la cifra de déficit público al 6% prometido. Según sus datos, el valor actual sería de entorno al 8%. Vamos a hacer un pequeño repaso de las diferentes medidas, las más sonadas.
Desde la vertiente de ajuste de gasto tenemos:
1.      Recorte de gasto en ministerios, entes territoriales y Fondo de Compensación Interterritorial. Lo paradójico es ver cuáles son los ministerios dónde más se recorta:
Fomento, 1.614 millones; Industria, 1.091 millones; Economía, 1.083 millones; Asuntos Exteriores, 1.016 millones; Educación, 485 millones; Empleo, 439 millones; Hacienda, 432 millones; Sanidad, 409 millones; Agricultura, 401 millones, Defensa, 340 millones, Interior, 163 millones, Justicia, 48 millones, Presidencia, 19,6 millones. (Fuente: El País)
2.      Mantenimiento del sueldo de los funcionarios y congelación de la tasa de reposición de las plantillas, excepto para las Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y para los Cuerpos de lucha contra el fraude de los Ministerios de Hacienda y Administraciones Públicas, y de Empleo y Seguridad Social.
Mantener el sueldo de los funcionarios es una reducción real del mismo, que se une a la reducción sufrida hace año y medio. Indirectamente, esta pérdida de poder adquisitivo por parte de este colectivo, puede dar señales al mercado laboral de disminución del sueldo de los demás trabajadores.
3.      Incremento del horario laboral de los funcionarios, que pasa a 37,5 horas semanales en todo el territorio nacional. Se puede mantener el horario de 35 horas semanales con una reducción de salario proporcional.
Otra disminución del salario de funcionarios, encubierta, esta vez, bajo un “incremento” de la jornada laboral. Por cierto, soy funcionario interino, y ya me gustaría a mi trabajar 37,5 horas por semana.
4.      Mantenimiento del Salario Mínimo Interprofesional en 641, 40 euros (con catorce pagas) para 2012.
Un poco como complemento a las bajadas salariales anteriores. Si congelamos el salario mínimo, realmente estoy bajándolo la inflación anual.
5.      Reducción de las subvenciones y préstamos en I+D+i por un importe total de 600 millones de euros.
Medida, a mi parecer, bastante desafortunada. Es en momentos de crisis cuándo más necesarias son la ayudas en estos aspectos.
6.      Aplazamiento hasta el 1 de enero de 2013 de la aplicación de la Ley de Dependencia para nuevos beneficiarios, manteniendo la cobertura a todos los actuales beneficiarios.
Uno de los mejores logros que empieza a recortarse, ya en un primer momento. Futuro incierto para profesionales del sector y para familias que necesitan de estas ayudas.
7.      No renovación de la Renta de Emancipación, manteniendo la cobertura actual, que afecta a 300.000 jóvenes.
Afectará al alquiler de vivienda por parte de jóvenes. Tiene sentido, puesto que se pretende reactivar la compra de vivienda, en detrimento del alquiler.
Desde la parte de los ingresos se pretende recaudar más con el incremento de la carga impositiva:
8.      Incremento del tipo de gravamen en el IRPF.
Afecta a todos, aunque es una medida bastante progresiva. En mi opinión, muy acertada.
9.      Incremento del tipo de IBI.
Servirá para mejorar las mermadas arcas de las entidades locales.
En resumen, incremento de impuestos y bajada (espectacular) de gasto, dos medidas de política fiscal RESTRICTIVAS que van a afectar de forma muy negativa al crecimiento económico de nuestro país y a la generación de empleo.
No estoy seguro hacia dónde nos encaminamos, aunque según la Vicepresidenta del Gobierno, la Sra. Sáenz de Santamaría, “es el inicio del inicio”. Preparémonos, y esperemos que sepan lo que hacen.
Creo que no.
Anuncios

LOS PRINCIPIOS DE LA CAM

He estado explicando hace un momento en clase, cómo los valores de las personas con poder de decisión en la empresa, se trasladan después a la visión de la misma. Comentando éste aspecto me ha venido a la mente la Caja de Ahorros de Mediterráneo (CAM). Por lo que he decidido, comprobar cuáles eran los valores de las personas que la dirigían antes de ser rescatada y conociendo las últimas noticias publicadas.
Principios CAM
Seis principios. Un mismo objetivo. En CAM creemos que las estrategias y los sistemas de gestión empresarial deben perseguir un nuevo equilibrio entre las dimensiones económica, social y ambiental de todas las actividades en las que interviene. 
Mantener una estrecha relación con el cliente para garantizar su satisfacción
El conocimiento de nuestros clientes y su grado de satisfacción son una prioridad para CAM.
Garantizar la solvencia y promover la transparencia.
Actualizamos sistemáticamente los sólidos sistemas de análisis, concesión y gestión de riesgos, cumplimos la normativa sobre transparencia y llevamos a cabo un seguimiento de las recomendaciones que se publican.
Promover la motivación, el desarrollo y la implicación de los empleados
Implantar políticas que garanticen la igualdad de oportunidades, la conciliación laboral o el buen clima de trabajo son claves para CAM.
Promover la sensibilización y el respeto por el medio ambiente
CAM identifica y evalúa sistemáticamente los principales impactos ambientales de nuestra actividad.
Extender el compromiso de RSC a los socios de negocio
En CAM establecemos un sistema de evaluación a proveedores y empresas subcontratadas para garantizar que actúen en sintonía a nuestra política de compras.
Implicación y cercanía con la sociedad
CAM fomenta la capacidad de Obra Social para detectar las necesidades y oportunidades de la acción social de nuestra Entidad y, en general, de la responsabilidad social.
Lo que acabas de leer son los 6 principios que iban a regir la actividad de la sociedad, directamente copiados de su web Grupo CAM. Conociendo lo que ha pasado y los gastos que tenían sus directivos es preocupante observar de qué manera se han saltado los anteriores puntos. Pienso que todavía es más grave si pensamos que era una Caja de Ahorros, y cuyos representantes eran elegidos por los partidos políticos.
Si has leído los artículos anteriores, aunque sólo sean los titulares, te habrás dado cuenta de lo poco que les significaba a los directivos los 6 principios. O lo poco que reflejaban sus valores personales.
Para concluir, ¿crees que debería ser obligatorio el cumplimiento de estos principios una vez hechos públicos?
Saludos.                                                                                                                                                            
Nota: El no poner el nombre de los  titulares de las noticias ha sido a propósito.

CORRUPCIÓN E INSTITUCIONES PÚBLICAS

Miércoles, 20 de julio de 2011, sobre las 10 de la mañana, empiezo a consultar mi cuenta de Twitter, y empiezan a aparecer informaciones sobre si el President de la Generalitat Valenciana (Gobierno de una región situada al este del Estado Español) que tenía previsto declararse culpable de haber recibido una serie de trajes, chaquetas y otros regalos de una trama corrupta. Al final, por la tarde, tras una rueda de prensa presenta su dimisión. Esta historia la cuento, sin entrar en detalles, para que entiendan de dónde viene la idea de publicar esta entrada.
Aquellos que han leído la entrada en este blog titulada Ayuntamientos Responsables, ya sabrán mi opinión sobre si es necesario introducir criterios de gestión RSE en las instituciones públicas. En mi opinión, claramente sí.
La Gobernanza de una entidad pública tiene mucho en común con la de una empresa. Unas personas (socios) eligen a otras (administración) para que, en representación de ellos, tomen decisiones que beneficien a la sociedad (ídem).
Ante esta similitud, sería de aplicación a un organismo público uno de los 10 principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, el 10, que habla sobre esto:
Principio 10: “Los negocios deberán actuar en contra de la corrupción en todas sus formas, incluyendo la extorsión y el soborno.” (más información sobre este principio)
Nos dice el principio, que las empresas, que se adhieran a éste Pacto, lucharán activamente para que no se den casos de corrupción, en ninguna de sus vertientes. Por ejemplo, ninguna empresa pagará a ningún político de ningún país, para poder conseguir bajo exclusividad una determinada materia prima. Ni tampoco, ningún directivo/s recibirá regalos para favorecer contratos con determinadas empresas o con determinados países. ¿Parece lógico?
Algunos de ustedes pueden decir que continúa pasando. Cierto, pero hay que luchar contra ello. Hay que hacerlo tanto desde el ámbito social, como desde la empresa.
Desde el mundo empresarial hay que denunciar estos comportamientos, no hay que entenderlos, ni aceptarlos como algo necesario para trabajar.
Cuando escribo, ámbito social, me refiero (si estas sociedades no coinciden) tanto a la sociedad de dónde se produce el soborno, echando a los políticos corruptos, como desde la sociedad de donde proviene la empresa del soborno, castigando dejando de consumir sus productos, además de medidas legales. Las personas debemos entender que estos  sobrecostes los acabamos pagando.
Un error frecuente, consiste en considerar que las empresas vienen de países ricos y quienes reciben la corrupción son los países en vía de desarrollo. El caso de la introducción ha ocurrido en una región considerada medianamente rica de un país desarrollado.
¿Cren loss organismos públicos gestionados atendiendo a criterios responsables, cumplen el Principio 10? ¿Piensan que si las sociedades y empresas sancionaran estos comportamientos, éstos continuarían pasando?
Espero les sirvan las preguntas para reflexionar, y que casos como el de mi President no se repitan.

AHORA ES EL MOMENTO DE LA RSC

No, no estoy loco. Es en los momentos de crisis cuando las empresas y empresarios audaces deben arriesgar para salir de la misma con más fuerza y solidez.
“Pero, ¿cómo vamos a gastar dinero ahora que no tenemos?” No gastas, inviertes. Voy a dar tres motivos que nos piden invertir en RSC.
1. Si ahora estamos mal, es porque antes hemos actuado de una forma que no es la más adecuada. La RSE supone una nueva forma de entender los negocios, que supone tener en cuenta a los grupos de interés de las empresas y actuar teniendo en cuenta las 3 rentabilidades, esto es, social, ambiental y por supuesto, económica. Además, como señaló A. Einstein: “Si perseguimos resultados distintos, no hagamos siempre lo mismo”.
2. La RSE mejora la competitividad de la empresa, a largo plazo. La empresa, como objetivo primordial, quiere sostenerse en el tiempo. Nos debemos olvidar de los resultados a corto y las ventas, para empezar a pensar realmente en el largo plazo y en la estrategia.
3. Las sociedades actuales van (deben) cambiar. Caminamos inexorablemente hacia un modelo socioeconómico y de relación con el medio ambiente NUEVO. ¿Cómo será? No se sabe, pero lo podemos intuir. La RSC parece ser una forma de anticiparnos a ese cambio en el entorno.
Son simplemente tres aspectos que nos indican que la gestión empresarial basada en la RSC puede ser la alternativa. Os dejo un par de artículos interesantes que tratan este tema:

DOS EJEMPLOS DE INCORPORACIÓN DE LA RSE: OSAKIDETZA Y GRUPO SIRO

En esta entrada sólo me gustaría comentar dos ejemplos de lo que debería ser integrar la RSE en la estrategia de la empresa. Son dos ejemplos que he escuchado en el Curso de Verano de Forética y la UAB. Para mí, en particular, los mejores. Además representan a la administración, Osakidetza, y al sector privado, Grupo Siro.
La Osakidetza, es la entidad encargada de la gestión sanitaria en la comarca de Bilbao. Es dependiente del Departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco. Por la gente que trabaja en ella y por la gente que atiende se considera una organización de tamaño grande. Me llamó la atención particularmente por el hecho de integrar la RSE en un organismo público, y, además, por la rapidez y forma de integrarla. Recomiendo amplíen la información en su web:
El Grupo Siro, es una empresa de carácter familiar, con unos 20 años de historia. Su principal negocio es el de la alimentación, fabricando pasta para Gallo o Mercadona, y también galletas Lú, entre otros productos. Según señaló Francisco Hevia, responsable de Comunicación del Grupo, “la RSC es la estrategia” para que la empresa pueda sobrevivir en el tiempo, “no existe otra forma mejor”. Recomiendo también una visita a su web para mayor información:
El pasado día 7 de julio se le concedió el Premio Empresarial Familia, por su política de conciliación de vida laboral y personal (Noticia en rrhhpress)
Dos tipos de empresas diferentes (pública y privada) que aplican la RSC de la misma forma, la expanden hasta los cimientos de la empresa como una forma de ser y no como un instrumento en manos del departamento de marketing de una empresa.

EL PAPEL DEL CONSUMIDOR EN LA RSE

La economía de mercado (nueva denominación del capitalismo) pretende resaltar las bondades de este sistema económico para con los consumidores. En teoría, en este sistema económico es este agente el que le dice al mercado aquello que se debe producir. En la práctica, las empresas han encontrado formas de actuar a través de las cuáles poder “guiar” a los consumidores en sus decisiones.
Podemos pensar que las empresas sólo tienen en cuenta el obtener la máxima ganancia y para este fin, utilizan sus recursos. Aunque actualmente la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se está imponiendo como un sistema de gestión válido. Las empresas que utilizan la RSE obtienen más rentabilidades a largo plazo, que aquellas que no lo hacen. Además, con este sistema de gestión se crea valor para los stakeholders, hecho diferenciador.
Los consumidores formamos parte de los grupos de interés de aquellas empresas de las que somos clientes. Por tanto, las empresas tendrán en cuenta nuestras inquietudes en sus estrategias según esta forma de gestión.
Si la RSE beneficia a las empresas, ¿nos tendrán en cuenta, siempre, en sus decisiones? No debemos olvidar que las corporaciones existen para ganar dinero. Si existe alguna alternativa que proporcione mayores beneficios, los gestores de la empresa tenderían a aplicarla.
Los consumidores podemos beneficiar (comprar) a aquellas empresas que se comporten responsablemente en el mercado. Del mismo modo, debemos penalizar (dejar de comprar) a las que se comportan irresponsablemente. Simplemente con este comportamiento podemos obligarlas a que la RSE sea la forma más rentable que exista para gestionar la empresa. Pero, ¿lo hacemos? Básicamente, según el Informe Forética del 2011, las personas preferimos castigar a aquellas empresas que se comportan irresponsablemente, ante igualdad de precio. La opción de la discriminación positiva, aunque se consolida no adquiere la misma importancia que la negativa. Para datos del 2010, un 71,7% de la población se agrupaba en desimplicados o ajenos ante la RSE.
Si en la economía de mercado, el poder lo posee el consumidor (con renta y otras objeciones) y la RSE, es un sistema de gestión empresarial en el que todos ganamos, debemos implicarnos más en el conocimiento del comportamiento empresarial para exigirles una mayor implicación en el bienestar de la sociedad.

¿EL FINAL DEL CAPITALISMO?

En esta entrada sólo voy a remarcar lo que, según Karl Marx (1818 – 1883) y sus seguidores provocaría el final del capitalismo.
En primer lugar, consideraba que las empresas tenderían a hacerse más grandes para así, eliminar competencia del mercado. En este proceso monopolista, las empresas sustituirán mano de obra por máquinas para, de esta forma, pagar menos salarios (se mantiene así la plusvalía). La sustitución entre mano de obra y capital conlleva un aumento de lo que se denomina Ejercito de Reserva de la Industria, que cada vez irá ejerciendo más fuerza hacia abajo en los salarios. Es aquí donde aparece el primer dilema del capitalismo. Si lo que genera valor (según Ricardo y Marx) a la producción es la fuerza de trabajo y cada vez se emplea menos, ¿qué le pasa al valor de los productos? Que baja.
En segundo lugar, las crisis de demanda se irán sucediendo en el sistema capitalista. Cada vez, el poder y riqueza se irá concentrando en unos pocos. Mientras, la gran masa “proletaria” será cada vez más mísera y pobre.
Con todo, llegará un momento en que el sistema capitalista será insostenible y esta caída traerá un sistema sin clases.
No es ni una reflexión ni lo que creo que está pasando. Simplemente, me ha venido a la cabeza y sustituyendo expresiones marxistas, por algunas más actuales, no sé…

RESPONSABILIDAD DE LA SOCIEDAD.

En el texto que escribí titulado “Democracia y Mercado”, reflexioné sobre si estos conceptos eran sinónimos, o mejor dicho, si la democracia era una característica de lo que se conoce como economía de mercado. Después de diferenciar ambos conceptos, me gustaría plantear la situación siguiente. Es normal quejarnos de las empresas que contaminan, que obtienen muchos beneficios, que despiden a sus trabajadores, y otros casos de la misma índole. Decimos que las empresas deben ser más socialmente responsables y asumir sus deberes como ciudadanas. Pero, y la sociedad,
¿QUÉ SE NOS PUEDE EXIGIR A NOSOTROS COMO CIUDADANOS?
En nuestra cultura, es muy frecuente criticar lo que los demás hacen mal, pero no aceptamos de igual forma las críticas a nuestros trabajos. El sistema político en el que vivimos es la DEMOCRACIA, donde el poder radica en el pueblo, y donde una persona vale un voto (teóricamente, puesto que después vienen los métodos de reparto). Cada cierto tiempo, tenemos el DERECHO de mostrar nuestra disconformidad o conformidad con la gestión de nuestros representantes, ¿cuál ha sido el porcentaje de participación en las últimas elecciones locales? 66,23% La respuesta se debe interpretar en cuánta gente ha decidido ejercer su DERECHO al voto, o bien, si han decidido ejercer su deber como ciudadano y no comportarse como un Polizón (free-rider), que además, después, critica lo que otros han elegido.
No sólo debemos reducir nuestra función en la sociedad a si vamos a votar o no. ¿Cuántas personas pertenecen a alguna asociación pública o privada, equipo de deportes, sociedad musical, gastronómica, participan de las fiestas municipales como lo que somos, seres sociales?
Cuando lanzamos la basura, cuando cogemos el coche para desplazarnos unos pocos metros, cuando echamos el aceite en el fregadero, cuando dejamos la luz encendida, mil ejemplos, ¿alguien piensa en los demás? Si los demás lo hacen, yo no voy a ser tonto, ¿no? Igual sería más correcto de la siguiente manera, si los demás son tontos, ¿tú también lo eres?
Encima tenemos la caradura de exigir a los demás aquello que nosotros no hacemos. Es muy fácil pedir que las empresas no contaminen, que concilien la vida laboral y familiar de sus trabajadores, que tengan en cuenta las pretensiones sociales de los grupos de interés; pero, ¿tú lo haces?
Esta reflexión es bastante superficial, aunque me sirve para valorar realmente lo que significa para las empresas el esfuerzo de volverse Socialmente Responsables. Está claro que algo sacan en su beneficio, sino no lo harían, pero también ganamos todos. De igual forma, si dejamos de comportarnos de la manera que lo estamos haciendo y entendemos que el vivir en sociedad requiere de mayor implicación en actos, que en definitiva nos van a beneficiar a nosotros y a los demás. Se ganará en legitimidad en nuestras reclamaciones y será, entonces, cuando podamos exigir lo que nosotros hacemos.
Para finalizar me gustaría hacerlo con una frase de JF Kennedy, que acostumbro a repetir a mis alumnos cuando no se esfuerzan:
“No preguntes lo que el Estado puede hacer por ti, sino que es lo que tú puedes hacer por él”.

AYUNTAMIENTOS RESPONSABLES.

Durante estos días estamos viendo como las nuevas administraciones locales y autonómicas se están constituyendo. Es ahora, cuando los nuevos gobiernos, elegidos por la ciudadanía, se tienen que poner a trabajar. Procedería pararse a reflexionar y pensar qué es lo que se podría hacer desde estos entes, más cercanos al ciudadano, para ser más RESPONSABLES con sus conciudadanos. Lo que se plantea es la necesidad de que los Ayuntamientos sean organizaciones socialmente responsables.
¿Podemos hablar de Responsabilidad Social de los Ayuntamientos?
Por supuesto, en cierta medida es lo que se está pidiendo desde “los Indignados”. El movimiento del 15M, está reclamando mayor participación de la sociedad en las instituciones (grupos de interés), menos privilegios para los políticos (gestores) y que se trabaje más para el pueblo (tener en cuenta las expectativas de sus stakeholders).
Si nos fijamos y cambiamos “Movimiento 15M”por grupos de interés, las reivindicaciones de este grupo serían muy semejantes a las que se le pueden exigir a una empresa en materia de RSC.
Un Ayuntamiento que actuara de forma responsable, lo haría porque está buscando la sostenibilidad, de él mismo y de la sociedad que lo rodea, desde las tres dimensiones típicas, esto es, sostenibilidad económica, social y medioambiental.
¿De qué manera puede actuar un Ayuntamiento de forma responsable?
Al ser un organismo público, este puede actuar de dos formas en favor de la sostenibilidad:
        Comportándose como un organismo socialmente responsable, y
        Favoreciendo el comportamiento responsable de las empresas que actúan en la localidad.
En mi modesta opinión, sería muy interesante que los nuevos Ayuntamientos empezaran a tener en más en cuenta a la RSC (me constan que algunos ya lo hacen) y seguramente, nos encontraríamos ante mejores escenarios que los actuales.

DEMOCRACIA Y MERCADO

Durante estos días estamos asistiendo, en mi caso incrédulo, a una “especie” de revuelta social en todo el Estado español  en contra de lo que consideran una injusticia social y económica. La injusticia radica en las causas que han provocado la profunda crisis actual y quién debe soportar en mayor medida sus efectos. Estas personas se quejan del sistema democrático, del capitalismo, de los bancos, sí, un poco de todo.
Ante esta situación, me gustaría hacer una breve reflexión sobre dos conceptos, tantas veces utilizados como sinónimos y ahora tan lejanos a parecerse en algo.
¿Qué es la Democracia? Es un sistema de gobierno de un grupo de personas, en el que la soberanía recae sobre el pueblo, que elige a sus representantes mediante elección directa, o bien, indirecta. Estos representantes se agrupan en lo que son los partidos políticos.
¿Qué es la Economía de Mercado? Para definirla, utilizaré una definición, no literal, del magnífico economista Galbraith. Decía que la economía de mercado no es más que un cambio de nombre de lo que se conocía anteriormente como Capitalismo. Este sistema económico, considera que la actuación egoísta de las personas nos conducirá a una situación en donde todos estaremos mejor. La intervención del Estado se reduciría a su mínima expresión (seguridad, defensa de fronteras, etc).
Si nos fijamos en los dos conceptos parece flotar algo parecido a la Libertad. En la democracia, libertad de elección a sus representantes. En la economía de mercado, libertad de elección tanto para consumidor como para empresa. Todo perfecto.
 Pero, en ambos casos parece ser que no es cierto. En la democracia elegimos cada cuatro años a una serie de personas que viven de la política (nueva clase social) y que se olvidan de nosotros hasta que vuelven las elecciones. Además, ¿qué diferencia hay entre los partidos que pueden mandar? (Es retórica) En el mercado, ¿alguien se cree que las empresas se enfrentan entre ellas en competencia perfecta? ¿No nos influyen con publicidad?
Aunque, esto sea verdad, no podemos olvidar que el Gobierno como factor de macroentorno empresarial, puede influir en las estrategias de las empresas. Si nosotros elegimos el Gobierno, en definitiva elegimos como queremos que las empresas nos traten. Sin profundizar más (que se podría), ¿queremos que las empresas nos traten así? Que a la mínima nos despidan, que paguen salarios poco acordes a tu preparación, que los beneficios sean privados, mientras que las pérdidas las pagamos todos, que …
Si la democracia es real, ¿qué pasa? La publicidad nos hace creer que algún día tendremos el coche que no tenemos, que tendremos una familia con niños y nos levantaremos cuando el sol haya salido, que tendremos tiempo para nosotros, deporte, amigos.
Quizás, para mí, lo más importante sean las últimas cosas. ¿Y si luchamos por ellas?